22 de febrero de 2010

Bases moleculares de la herencia.

Los genes o unidades fundamentales de la herencia están ocupando sitios o lugares (loci) definidos en los cromosomas y son los responsables de las características estructurales y metabólicas de la célula y, por consiguiente, de los caracteres físicos de un individuo, lo que se reconoce como su fenotipo.

El conjunto de los genes de un sujeto constituye su genotipo y los genes se transmiten de una célula a otra y de los padres a su descendencia. Los genes están ordenados en forma lineal a lo largo de la estructura cromosómica y los que ocupan los mismos lugares en los cromosomas homólogos se denominan alelos.





Friedrich Miescher.

En 1869 aisló por vez primera el ADN, sólo un lustro después de la publicación del clásico trabajo de Mendel.


Para probar la existencia del ADN como material hereditario Fulgen en 1924, demostró que el material cromático de la célula contenía ADN, esto al emplear el reactivo de Schiff (fucsina básica y ácido sulfuroso). La cuantificación celular del ADN demuestra que su contenido es constante de célula a célula en la misma especie y que las células reproductoras, sólo contienen la mitad de esa cantidad, mientras que cuando existe un incremento en el conjunto cromosómico de la célula se obtiene un aumento proporcional de su contenido de ADN.


En 1928 Griffith demostró que las cepas avirulentas de los neumococos, al ponerse en contacto con cepas virulentas muertas, se convertían en virulentas porque alguna sustancia transformante inducia ese cambio. En 1944, AveryMc Carty y MacLeod demostraron que la transformación bacteriana era inducida por el ADN.


Empleando bacteriófagos, como el T2 que infecta a Escherichia coli Hershey y Chase, en 1952, evidenciaron que solamente el ADN del fago penetra a la célula infectada, mientras que la capa externa de proteína permanece afuera.


Los ácidos nucleicos, llamados así por la reacción ácida que dan al suspenderse en agua y por que fueron encontrados por vez primera en los núcleos de las células, son moléculas muy grandes formadas por una secuencia de polinucleótidos. Estas unidades están constituidas por bases nitrogenadas, azúcares y fosfatos. La unión de una base nitrogenada y un azúcar origina un nucléosido. Si a este nucléosido se le agrega un grupo fosfato, se obtiene un nucleótido.

Las bases nitrogenadas y los azúcares difieren según se trate del ADN o ARN. En el ADN el azúcar es una pentosa (cinco carbonos) que ha perdido un oxígeno en su posición 2 y que, por lo mismo, se llama desoxirribosa; las bases nitrogenadas son la adenina, timina, citosina y guanina. En el ARN la pentosa es una ribosa y las bases nitrogenadas difieren porque, en vez de timina, tienen uracilo.

Las bases nitrogenadas se llaman así porque dan reacción alcalina en solución acuosa y tienen átomos de nitrógeno en su estructura cíclica. Son de dos tipos principales: purinas y pirimidinas. Las pirimidinas son la timina, la citosina y el uracilo; las purinas, la adenina y la guanina.

Referencias:


Salamanca, G. F. 1990. Citogenética Humana: Fundamentos y aplicaciones clínicas. Ed Medica Panamericana. México. 400 p.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.